Saltar al contenido

09 Precesión Equinoccial

Precesión equinoccial

MOVIMIENTO DE PEONZA (TROMPO) DEL EJE TERRESTRE
MOVIMIENTO DE PEONZA (TROMPO) DEL EJE TERRESTRE

Una vez entendida la diferencia entre signos (abstracción del plano mental) y constelaciones (estrellas reales en el cielo), pasamos a estudiar un movimiento de la Tierra que explica la relación entre estos dos zodíacos (intelectual y natural).

Se trata de la precesión equinoccial o de los equinoccios, el tercer movimiento terrestre que utiliza el astro biólogo para su investigación, aparte de la traslación y de la rotación.

La precesión equinoccial es una rotación del eje de la Tierra sobre su centro y que tarda 25.920 años en completarse.

Es similar al movimiento de un trompo o peonza cuando comienza a perder fuerza (fig.27).

MOVIMIENTO DE PEONZA (TROMPO) DEL EJE TERRESTRE
MOVIMIENTO DE PEONZA (TROMPO) DEL EJE TERRESTRE

Precesión equinoccial

En el caso de la Tierra, el centro de rotación del movimiento precesional es el propio centro terrestre o, lo que es lo mismo, el punto medio de su eje de rotación (fig. 28).
LA PRECESIÓN DEL EJE TERRESTRE
LA PRECESIÓN DEL EJE TERRESTRE

De esa manera, el polo norte y el polo sur describen un círculo, mientras que el centro terrestre está relativamente inmóvil.

Digo relativamente por qué, en el tiempo en que los polos describen su círculo precesional, la Tierra gira 25.920 veces alrededor del Sol.
 
Por lo tanto, se ha de entender el movimiento de precesión de los equinoccios como simultáneo y gradual respecto a la traslación.
 
Este sutil bamboleo del eje de nuestro planeta ya era conocido por los antiguos desde hace milenios, lo cual asombra, porque la precesión es lentísima: cada 72 años un grado solamente.
 
La rotación precesional tiene importantes repercusiones desde la perspectiva astro biológica.

Como se ve en la figura 29, actualmente nuestro polo celeste norte (prolongación del polo terrestre N) cae muy cerca de la estrella polar.

Pero no siempre ha sido ni será así, pues, como se ha explicado, el eje terrestre describe en 25.920 años un círculo. Por tanto, el eje celeste también realiza la misma circunferencia.

En la figura 29 se observa cómo el polo norte celeste se va desplazando en el cielo apuntando a distintas estrellas hasta que, al cabo de 25.920 años, llega otra vez a su situación actual.

Es fundamental entender que la Tierra realiza el bamboleo precesional conservando siempre su eje la misma inclinación con respecto a la perpendicular al plano orbital terrestre o eclíptica: 23º 27′, tal como se detalla en la figura 28.

DESPLAZAMIENTO DEL POLO NORTE CELESTE EN EL CIELO: ACTUALMENTE, APUNTA A LA ESTRELLA POLAR.
DESPLAZAMIENTO DEL POLO NORTE CELESTE EN EL CIELO: ACTUALMENTE, APUNTA A LA ESTRELLA POLAR.

Debido a esto, en la figura 29 se ve cómo el radio de la circunferencia precesional mide 23º 27′, siendo el centro de esta esfera (x) la perpendicular a la eclíptica.

Esta perpendicular al plano orbital de la Tierra (sistema heliocéntrico) o eclíptica (sistema geocéntrico) es realmente el eje del plano de la eclíptica, tal como se ve en la figura 30.

Es decir, igual que el plano del ecuador celeste tiene un eje perpendicular a él (eje de la bóveda), el plano de la eclíptica tiene otro.

TRASLACIÓN DEL EJE ECUATORIAL CELESTE ALREDEDOR DEL EJE ECLÍPTICO: CORTES SUCESIVOS EN RETROCESO DE LOS EQUINOCCIOS: PRECESIÓN EQUINOCCIAL.
TRASLACIÓN DEL EJE ECUATORIAL CELESTE ALREDEDOR DEL EJE ECLÍPTICO: CORTES SUCESIVOS EN RETROCESO DE LOS EQUINOCCIOS: PRECESIÓN EQUINOCCIAL.

En el tema que ahora se está tratando, le aconsejo que vaya despacio y no pase al punto siguiente sin haber asimilado el anterior.

El plano orbital terrestre alrededor del Sol (sistema heliocéntrico) es siempre el mismo o, dicho de otra forma, la Tierra siempre circula en torno al Sol (sistema heliocéntrico) por la misma autopista.

Por tanto, desde el punto de vista geocéntrico, hemos de decir que el Sol siempre se mueve (aparentemente) en el mismo plano alrededor de la Tierra, si comparamos su recorrido con el fondo de estrellas fijas de la bóveda celeste.

Esto último implica que el plano de la eclíptica está inmóvil en el cielo y, como consecuencia inmediata, el eje de este plano (eclíptico) también permanece fijo respecto a la bóveda.

Si volvemos a la figura 30, nos daremos cuenta de que el círculo precesional es el movimiento del eje celeste (prolongación del terrestre) en el cielo: y, en el centro de esta circunferencia, está el eje de la eclíptica, que jamás se mueve de su lugar.

En definitiva, la precesión puede ser también definida como una rotación del eje celeste (y el terrestre) alrededor del eje eclíptico, conservándose siempre entre ambos un ángulo de 23º 27′.

Los conceptos anteriores pueden afianzarse aún más consultando de nuevo la figura 30. La precesión consiste en un bamboleo del eje de la Tierra y, por tanto, del eje celeste, extensión del primero.

Pero además es inmediato pensar que, al bambolearse el eje de la Tierra, el ecuador terrestre también realiza el giro, pues es todo el planeta el que hace el movimiento de la peonza.

Como ya es sabido, el plano del ecuador celeste es la prolongación del ecuador de la Tierra y, al moverse el segundo, también se mueve el primero (ecuador celeste).

La eclíptica, en cambio, es fija y permanece inmutable respecto al fondo de estrellas; pero el ecuador celeste no, ya que este círculo es una abstracción definida a partir del ecuador de la Tierra.

Por todo lo anterior, la precesión equinoccial pueda explicarse también como un bamboleo circular del plano del ecuador celeste (móvil) con respecto a la eclíptica (fija).

Pero, ¿qué importancia puede tener que un círculo irreal del cielo como el ecuador celeste se mueva?. Realmente, no es un círculo ficticio, pues el ecuador celeste nos indica la posición relativa de las estrellas con respecto a la Tierra.

Recordemos que el eje celeste (prolongación del terrestre) se llama así porque, en torno a él, gira toda la bóveda celeste en un día, aunque nosotros ya sabemos que es en realidad la Tierra la que rota en torno a su propio eje.

Pues bien, hoy por hoy, la estrella polar no gira nada prácticamente, por coincidir su posición casi con el polo N de la bóveda o punto de rotación N. Pero con el tiempo y, gradualmente, la estrella polar comenzará a girar en torno al polo N celeste, el cual se irá distanciando cada vez más de ella.

A la vez, los círculos de esta estrella, que ya no será polar, se irán ampliando cada vez hasta que el polo N celeste dentro de 12.960 años (25.920/2) se sitúe en el punto opuesto al que está hoy.

A partir de ese momento, la estrella polar irá describiendo círculos menores cada vez hasta recuperar su posición actual dentro de 25.920 años. Algo parecido sucederá con todas las estrellas visibles de la bóveda celeste, cuyas rotaciones diarias aparentes alrededor de la Tierra irán variando con respecto a nuestro planeta a lo largo de milenios.

Como resumen, se puede decir que la precesión equinoccial genera lentamente diferentes inclinaciones angulares de la Tierra con respecto al cielo o, desde la perspectiva esotérica, distinta orientación del espacio o esfera mental celeste con referencia a nuestro planeta.

Volviendo a la parte técnica, ahora cabe preguntarse: ¿por qué se llama precesión “de los equinoccios”?.

Aparte de las ilustraciones, es ahora conveniente que use o imagine dos aros de cualquier material (cartón, plástico, metal, etc.), uno de los dos un poquito más pequeño que el otro para que, colocados sobre la mesa, ambos puedan encajar perfectamente. El aro circular interno va a representar el ecuador celeste y, el externo, la eclíptica.

Comencemos por inclinar el círculo de la eclíptica un poco, imitando los 23º 27′ ya conocidos. Quedan ahora dos puntos de corte entre los dos aros, representando a los dos equinoccios. Para imitar la precesión equinoccial, tenemos que hacer girar sobre sí mismo el aro interno (ecuador celeste), sin que pierda su inclinación con respecto al externo (eclíptica).

Vemos entonces que los dos puntos de corte entre ambos planos también van girando.

El movimiento se llama precesión porque el bamboleo del ecuador celeste se realiza en sentido contrario al movimiento normal del Sol, es decir, los equinoccios van retrocediendo en la eclíptica lentamente con respecto al fondo de las estrellas fijas o constelaciones (Fig. 31).

RETROCESO DEL EQUINOCCIO RESPECTO AL FONDO DE ESTRELLAS FIJAS: RETROCESO DEL ZODÍACO INTELECTUAL RESPECTO AL NATURAL Y ENTRADA DEL EQUINOCCIO EN EL ÚLTIMO GRADO DE LA CONSTELACIÓN DE ACUARIUS.
RETROCESO DEL EQUINOCCIO RESPECTO AL FONDO DE ESTRELLAS FIJAS: RETROCESO DEL ZODÍACO INTELECTUAL RESPECTO AL NATURAL Y ENTRADA DEL EQUINOCCIO EN EL ÚLTIMO GRADO DE LA CONSTELACIÓN DE ACUARIUS.

En esta figura se observa que el zodíaco intelectual se inicia en el punto vernal o equinoccio de primavera para el hemisferio N, cuando el Sol comienza a elevarse sobre este último.

Como la precesión hace que el punto vernal vaya retrogradando en la eclíptica (Fig. 30) y este punto de corte es el comienzo del zodíaco, concluimos que el zodíaco intelectual también retrocede con respecto al fondo fijo de las constelaciones (Figs. 31 y 32).

Es ahora más fácil de entender que el zodíaco natural no coincide con el intelectual por dos motivos:

RETROCESO DEL CÍRCULO ZODIACAL INTELECTUAL RESPECTO AL NATURAL
RETROCESO DEL CÍRCULO ZODIACAL INTELECTUAL RESPECTO AL NATURAL

*** Las constelaciones tienen longitudes desiguales y los signos poseen todos 30º.

*** El zodíaco natural es fijo y el intelectual es móvil respecto al primero. Pero, visto desde la Tierra, el intelectual resulta ser el inmóvil, pues está “apoyado” en la prolongación del ecuador terrestre, es decir, el ecuador celeste.

Como ya se ha dicho, el zodíaco intelectual se usa para la confección de todo tipo de cartas astrales individuales y, entre ellas, por supuesto, las cartas astrales natales o del nacimiento, así como las cartas astrales de ciudades, países, empresas,etc.

El zodíaco natural, en cambio, tiene su aplicación en la evolución macrocósmica, mediante el estudio de las llamadas eras astrológicas.

MOVIMIENTO DE PEONZA (TROMPO) DEL EJE TERRESTRE
MOVIMIENTO DE PEONZA (TROMPO) DEL EJE TERRESTRE
Aries
Aries
Tauro
Tauro
Géminis
Géminis
Cáncer
Cáncer
Leo
Leo
Virgo
Virgo
Libra
Libra
Escorpio
Escorpio
Sagitario
Sagitario
Capricornio
Capricornio
Acuario
Acuario
Piscis
Piscis