Saltar al contenido

Los antiguos supuestamente solo conocían los 7 planetas tradicionales visibles a simple vista, aun cuando hay autores que consideran que en los anales de los Mayas, por ejemplo, están registradas posiciones de los planetas llamados modernos.

En cualquier caso, los astrólogos de la Edad Media europea solamente utilizaban los 7 planetas tradicionales, siendo sus predicciones y estudios asombrosamente exactos. Entonces nos preguntamos el porqué de las octavas superiores.

Estos tres planetas recientemente descubiertos se asimilan a asuntos propios del mundo moderno:

URANO: rige los inventos modernos como la electricidad, la radio, el láser y también la energía atómica.

NEPTUNO: es el planeta de las vacaciones y de las sociedades ocultistas que hoy se divulgan.

PLUTÓN: es el astro de la INICIACIÓN que, a partir de 1948, sale a la luz.

Tiene bastante influencia sobre las masas, y las guerras modernas están también bajo su influencia.

El Yoga, las Artes Marciales puras, el Budismo y su filosofía, etc. se relacionan con él. Nada es por casualidad, y Urano, Neptuno y Plutón fueron divisados cuando la humanidad los estaba necesitando:

URANO: se descubrió en 1781, poco antes de la Revolución Francesa (1789), primer primitivo indicio de la nueva influencia astrológica de la Era del Aquarius.

NEPTUNO: se descubrió en 1846, con el auge del ocultismo, el espiritismo y la difusión en occidente del mesmerismo, Masonería, etc. A fines del siglo XIX comienzan los movimientos vacacionales y la plaga de las drogas empieza a tomar fuerza.

PLUTÓN: se descubrió en 1930 (entre guerra) y puso a la humanidad la enorme prueba de las guerras mundiales, que fueron dos porque una sola parece que sabía a poco. La última finalizó tres años antes del comienzo de la Era de Aquarius (1948).

El sentido común dice que probablemente estas dos matanzas hayan sido el “fin del mundo” que los pregoneros catastrofistas todavía esperan hoy.

Entre las dos guerras mundiales surge el existencialismo, con sus conceptos sobre la muerte, la angustia, etc.

La intuición, el misticismo y la energía interna son facultades que ya se desarrollan poco a poco, pero, aun así, muchas personas no pueden asimilar dicha vibración y de ahí que, cuando estos planetas están en posición desarmónica, actúan en dicho sentido fuertemente:

URANO: da cambios repentinos en la vida y que no se pueden controlar; hace a la persona inestable, aguafiestas e irresponsable.

NEPTUNO: rodea a las personas de mentiras y cuchicheos. Genera tendencias a la evasión y la mediumnidad.

PLUTÓN: hace al individuo falto de escrúpulos y siempre entre querellas y disputas para conseguir cualquier cosa.

Pero estos planetas despiertan las más bellas cualidades cuando su potente vibración se controla y sublima suficientemente:

URANO: visión de futuro, intuición, altruismo…

NEPTUNO: clarividencia, mística, amor…

PLUTÓN: descubrimientos del SI y hallazgos en el infinito mundo interno del espíritu-conciencia.

A continuación vamos a tratar el capítulo “Introducción a la Astronomía”, el cual puede usted estudiar varias veces y a su ritmo, ya que se trata de un tema algo más técnico. Muchos de los conceptos que en él se explican son simplemente de cultura general.

octavas superiores, octavas superiores, octavas superiores

las octavas superiores
es Spanish
X